Tener mayoría no es suficiente

17 julio, 2014 • Opinión • No hay comentarios

Hace algunos días el Gobierno y la oposición llegaron a un protocolo de acuerdo para cambiar la Reforma Tributaria, cuyas consecuencias habían producido preocupación a los emprendedores, agricultores, pymes y clase media en general.

No es un secreto para nadie que desde su presentación hace 60 días, la UDI planteó sus aprensiones, advirtiendo que no sólo era un ajuste tributario para recaudar los US $ 8200 millones necesarios para implementar la reforma educacional, sino un cambio estructural mayor al sistema tributario chileno y que eso debía ser mirado con mucho cuidado por sus efectos en la clase media.

Así comenzó su tramitación en la Cámara de Diputados, donde todos los gremios manifestaron sus preocupaciones con mucha fuerza y claridad a pesar de que el Gobierno, a través del ministro de Hacienda, mantenía una actitud poco dialogante, con nula disposición a hacer cambios relevantes. Gracias a la presión social y el esfuerzo que hicieron todos los sectores por hacer evidentes los problemas de la reforma, en el Senado la disposición fue distinta.

Hoy la UDI sigue sosteniendo que esta es una mala reforma para Chile, pero suscribimos este acuerdo porque consideramos relevante evitarle al país un mal mayor. Como hubo voluntad del Ejecutivo de cambiar aspectos de fondo, negociamos cambios relevantes. Fuimos escuchados, transplantamos el corazón de la reforma y buscamos hacer los aportes necesarios para aminorar los daños.

Todos aquellos que hemos recorrido Chile escuchando de los ciudadanos, sus temores y preocupaciones, sabemos que tenemos la responsabilidad de estar en el centro del debate, defendiendo siempre los intereses de la clase media, y por ello siempre que Chile requiera acuerdos, nosotros estaremos presentes.

Desde el primer día dijimos que el futuro de Chile se construye entre todos, que la única forma de avanzar es encontrar puntos de encuentro, que las mayorías electorales no son carta blanca para utilizar retroexcavadoras y aplanadoras, que debíamos honrar nuestra tradición política de llegar siempre a acuerdos cuando el futuro de Chile lo amerite.

Hoy gracias a este acuerdo se generan incentivos muy importantes para las pymes, se corrigen muchos problemas que estaban vinculados a la agricultura, ya que sube significativamente el límite de la renta presunta, baja el impuesto a los alcoholes y se generan diferentes incentivos para las pymes, por ejemplo, ampliando los plazos para el pago del IVA. Por otra parte, la renta atribuida queda voluntaria, la retención del 10 por ciento se elimina y las facultades de Impuestos Internos cambian totalmente.

Ahora viene el siguiente paso, que los dineros recaudados se gasten realmente en mejorar la calidad de la educación en nuestro país. Y ahí queda mucho camino por recorrer porque la reforma educacional impulsada por el Gobierno no va en la dirección correcta, cosa que ya está siendo manifestada por la sociedad civil tal como ocurrió en su momento con la reforma tributaria.

No hay comentarios

Dejar un comentario - todos los campos son obligatorios

Noticias

Opinión

La campaña del terror

Durante la tramitación de la reforma tributaria el gobierno repitió una y otra vez que…

Reforma Educacional: El Mundo al revés

En pleno debate de la reforma educacional en la Cámara de Diputados, esta semana la…

REFORMA EDUCACIONAL: ¿DÓNDE ESTÁ LA CALIDAD?

Hace algunas semanas la Presidenta Michelle Bachelet presentó el proyecto de ley que pone fin…

Tener mayoría no es suficiente

Hace algunos días el Gobierno y la oposición llegaron a un protocolo de acuerdo para…

En la Sala