Creación Superintendencia de Educación Superior

11 abril, 2013 • En la sala • No hay comentarios

Señor Presidente, como dijo el señor Ministro, el proyecto que nos ocupa se discutió largamente en la Comisión de Educación, y viene a llenar un vacío en nuestra actual legislación respecto del sistema de educación superior.

Lo que hemos hecho como país, mirando lo que ha sido el desarrollo tanto a nivel escolar como de educación superior, es avanzar, primero, ampliando fuertemente la cobertura, para luego mejorar la calidad, fiscalización y transparencia del sistema.

A mi juicio -y lo hemos discutido varias veces también en la Comisión de Educación-, hemos experimentado un buen adelanto en el ámbito escolar, donde actualmente tenemos cobertura, y también hemos progresado en cuanto a financiamiento. Durante el Gobierno del Presidente Piñera hemos aumentado fuertemente la subvención escolar; hemos introducido la subvención escolar para la educación media; hemos incrementado la subvención escolar preferencial.

Pero, adicionalmente, se ha implementado la Superintendencia de Educación Escolar y en la actualidad se hace lo propio con la Agencia de Calidad de la Educación.

Con eso tendremos funcionando la estructura institucional de la educación escolar y resguardado lo concerniente a su financiamiento y a su calidad. En este último aspecto, por cierto, hay que avanzar todavía más, y para tal efecto contamos con una institución que se está preocupando del tema. Adicionalmente, se encuentra en operación la Superintendencia de Educación Escolar, que se halla fiscalizando en las escuelas, en los colegios y tomando determinaciones en forma mucho más rápida de como se hacía antes. Todo ello entrega más certeza, más transparencia y, por supuesto, mayor tranquilidad a las familias chilenas.

¿Debemos seguir avanzando? Sí. Hemos de continuar mejorando la educación escolar en los frentes ya mencionados: fiscalización, transparencia, financiamiento y calidad.

Pero contamos en la actualidad con una estructura que funciona, sobre la cual podemos seguir construyendo.

¿Qué sucede en la educación superior? Ahí también hemos progresado en cobertura y en acceso. Ya se decía acá: tenemos un millón de estudiantes al día de hoy, la mayoría de los cuales son primera generación en la universidad, y ello obviamente está permitiendo mejorar el capital cultural, los ingresos y, en último término, la calidad de vida de muchos compatriotas y de sus familias.

Es una buena noticia para Chile el que tengamos cada vez mayor acceso a la educación superior.

Sin embargo, nos hemos encontrado con diversas problemáticas. La primera de ellas -y tal vez una de las más duras- ha sido el sobrendeudamiento que han experimentado muchas familias para poder pagar dicha educación.

Contábamos con un sistema de créditos y de becas altamente discriminatorio. Había créditos con aval del Estado, donde para algunos la tasa era de 2 por ciento anual, y para otros, de 6, en circunstancias de que muchas veces sus beneficiarios provenían de familias con los mismos ingresos. Otros tenían créditos CORFO, por el que debían pagar una tasa de 9 por ciento anual. Y había familias que, con rentas similares, disponían de créditos a una tasa de 2 por ciento y contingentes al ingreso.

Esa situación la hemos ido solucionando. Hoy existe una tasa pareja y contingencia al ingreso para todos, sin discriminación.

No obstante, eso hemos de establecerlo, no solo hacia atrás sino también hacia delante, en una ley permanente que impida la discriminación: que todas las familias con los mismos niveles de ingreso puedan tener acceso en similares condiciones a la educación superior, y que ello sea realmente una buena noticia y no les signifique un dolor de cabeza.

Por ende, debemos avanzar con la iniciativa que establece el sistema de financiamiento para la educación superior, que posibilitará ofrecer un crédito con una tasa pareja para todos, un sistema de becas y contingencia al ingreso.

Ojalá podamos progresar rápidamente en el financiamiento, para darles tranquilidad a aquellas familias que hoy están accediendo a la educación superior.

Pero al mismo tiempo, dado que hemos mejorado el acceso, tenemos que optimizar la calidad, pues esta es muy diversa en nuestro sistema de educación superior. Sin embargo, más allá de aquello, nos encontramos también con una falta de transparencia y, además, con una carencia tremenda, muy dura a veces para las familias, de información. El Ministerio de Educación ha avanzado en dicho ámbito a través de las plataformas web.

Asimismo, hay que propender a un nuevo sistema de acreditación. El Gobierno ingresó el proyecto pertinente hace poco tiempo al Senado y hoy se halla en la Comisión de Educación. Y espero que en lo concerniente a la calidad en la acreditación, materia muy importante después del financiamiento, podamos avanzar en forma expedita, pues ello resulta del todo necesario si queremos darles tranquilidad a las familias y en especial a los estudiantes que depositan sus sueños en la institución que eligen para su educación superior.

Y para tal efecto es importante que como Estado garanticemos esa calidad, situación que hoy no sucede en todos los ámbitos.

Será una discusión complicada, porque corresponde a una política pública muy compleja. Hemos recibido en la Comisión de Educación a distintos rectores, quienes nos han venido a dar su opinión sobre la iniciativa. Y muchos han dicho que aquí hay que cautelar la calidad, pero al mismo tiempo precaver que exista una diversidad que recoja las distintas realidades de nuestra educación superior. Por lo tanto, será un tema central en el debate que sostengamos en los próximos meses tanto en el órgano técnico mencionado como en la Sala del Senado.

El proyecto que ahora estamos discutiendo, que crea la Superintendencia de Educación Superior, viene a completar el nuevo sistema de enseñanza superior. Nos falta avanzar en lo que respecta a financiamiento. Nos encontramos en los inicios de la tramitación de la iniciativa referente a acreditación y, por ende, a calidad. Y la Superintendencia pasa a llenar un espacio relacionado con la transparencia, la fiscalización y, asimismo, con la rendición de cuentas de las instituciones que se hallan en el sistema de educación superior.

Esto resulta crucial: necesitamos transparencia, fiscalización y rendición de cuentas.

Asimismo, podemos discutir acerca del marco regulatorio. Hay uno definido en la Ley General de Educación. Y si tenemos que avanzar más a ese respecto lo veremos cuando debatamos la iniciativa en particular tanto en la Comisión de Educación como en la Sala.

Sin embargo, es muy importante que avancemos con el proyecto en análisis, que fue presentado por el Gobierno del Presidente Piñera y que viene a llenar un vacío existente. Hay un acuerdo transversal, que se refleja en la votación habida en la Comisión de Educación. Digo que la iniciativa reviste importancia, no solo porque permitirá la fiscalización del sistema de educación superior, sino también porque fijará una escala de sanciones.

Por lo tanto, aquí vamos a disponer de un ente que dispondrá de las herramientas necesarias para fiscalizar e imponer sanciones escalonadas. No aplicará únicamente la medida relativa al cierre de las instituciones, sino que podrá advertir a aquellas universidades que no lo están haciendo cien por ciento bien que deben corregir el camino que han tomado.

Señor Presidente, espero que a través de los distintos proyectos de ley que he mencionado avancemos en cuanto a darles…

Como decía, ojalá se progrese en darles a las distintas familias, en especial a aquellas más necesitadas y de clase media, cada vez mayor acceso a la educación superior, sin que ello constituya un dolor de cabeza, sino que sea motivo de alegría. No queremos que a mitad de camino se den cuenta de que la universidad que escogieron para estudiar no reviste la calidad que esperaban, sino que tengan la tranquilidad de que existe una institución preocupada por la transparencia, la fiscalización, la rendición de cuentas del sistema de educación superior.

A mi juicio, debemos preocuparnos por la calidad, por el financiamiento, pero también tenemos que cautelar la diversidad. Hemos de facilitar el acceso e igualmente la diversidad, para que exista un sistema de educación superior que se haga cargo de las distintas realidades y miradas de nuestro país.

Espero, señor Presidente, que este sea un paso más…

No hay comentarios

Dejar un comentario - todos los campos son obligatorios

Noticias

Opinión

La campaña del terror

Durante la tramitación de la reforma tributaria el gobierno repitió una y otra vez que…

Reforma Educacional: El Mundo al revés

En pleno debate de la reforma educacional en la Cámara de Diputados, esta semana la…

REFORMA EDUCACIONAL: ¿DÓNDE ESTÁ LA CALIDAD?

Hace algunas semanas la Presidenta Michelle Bachelet presentó el proyecto de ley que pone fin…

Tener mayoría no es suficiente

Hace algunos días el Gobierno y la oposición llegaron a un protocolo de acuerdo para…

En la Sala